Avisar de contenido inadecuado

Q de quesadilla

{
}

Q de quesadilla

A qué negar que el regreso está siendo difícil. México con su sol de dobles días, con su reguero de indisciplina aeróbica y rimpomplán pintalabio atareado, con su vérgica energía, oscurantista y marrullera, que sacude y despierta a base de bien y de tequila, se ha quedado trasmar y se ha apropiado de mi diapasón. Y yo, que en estas sierras con grutas ya no como ni una fruta pues están todas heladas, he sentido a veces el deseo de tirarme al mar y salir a nado de la plísmica, súdica, ilíbica, despínguica, marónica, seusónica, chilichibínica España. De colgarme, de lasarme, de ventarme, de direrme, de felarme, de deserrarme y enterrarme. Porque no hay manera humana de adaptarse. Pero. Esta es mi tierra. Y piso las briznillas de las calles con su escarcha y miro el perfil de la provincia y le cuento las cajas a los libros y le miro la cara a mi madre. Así que me quedo. Recojo los bártulos de bañista, repongo el alcanfor en los armarios veraniegos, retiro mi sobresueldo de dolista. Y me quedo. Por lo menos hasta fin de año.

{
}
{
}

Comentarios Q de quesadilla

Desde cualquier parte todos los pesos.
Abraham Abraham 30/12/2010 a las 21:15

Deja tu comentario Q de quesadilla

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre