Avisar de contenido inadecuado

C de carrancear (de Venustiano Carranza) o C de casa

{
}

C de carrancear (de Venustiano Carranza) o C de casa

Recapitulando: el caso es que de la noche a la mañana nos vimos sin casa, sin trabajo y sin dinero. Nos ahorraremos las culpas y el proceso que precede a las culpas. Desde entonces todo lo que nos quedó fue mudarnos a casa de la madre del número 1 y alternar sus deliciosos almuerzos con acertados incisos en la Umbría de Gamonar (que era como una olla a presión para nuestros sueños e insomnios) y con el misterio diario de la casa del número 4. Ocho meses después estábamos en el susodicho avión, con diez mil volúmenes de tebeos anclados a diez mil kilómetros de distancia y otros tantos volúmenes de la comúnmente llamada literatura, todos empaquetados con cajas regalo de nuestros amigos de la imprenta. Dos caracoles sin casa. Dos meses en casa de R., en compañía de R. y L., nos convencieron de que la época de tomar hendricks tenía que dar paso a la época de la limonada natural. Porque no se escribe bien si se toma. Así que dejamos de brindar a cada momento y encontramos una casa, ahora sí. En Venustiano Carranza, que además de ser uno de los insignes nombres de la revolución mexicana creó la constitución de este país y dio al pueblo llano una palabra sonora y significativa, pues carrancear significa robar, engañar, convencer con falsedades. Nosotros hacemos lo que podemos por convertir nuestras propias mentiras, pecados y tropiezos en algo bueno. Dios quiera que tengamos suerte y ustedes las lean. Y eso es todo. Ni más aventuras, ni más secretos. La dirección postal de nuestra casa mexicana es: Apartado Postal 1-2389, CP 44101, Guadalajara, Jalisco, México. Aceptamos jamón, libros y cartas.

{
}
{
}

Deja tu comentario C de carrancear (de Venustiano Carranza) o C de casa

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre