Avisar de contenido inadecuado

B de botana. Crónica segunda

{
}

el testimonio

He leído un comunicado de la presidencia de la república en el que dice que en la semana santa de este año se localizaron y erradicaron 29 plantíos ilícitos de marihuana en el estado de Michoacán llegando a incinerar 328 mil 300 plantas en una superficie de 27 mil 200 metros cuadrados. Dos fotografías de Michoacán: 1) [Volviendo al Faro desde Maruta, la playa a la que habíamos ido según L. a ver un testimonio de la existencia de Dios.] Por la carretera paralela al mar, entre dos de los poblados, una caravana de mujeres, un grupo no muy numeroso que avanzaba a pie bajo el calor de las cuatro de la tarde en formación por el arcén. Quizá eran las mujeres de una sola familia, había niñas y señoras mayores y había una de ellas embarazada con una camiseta roja que caminaba bajo un paraguas de color. Debía ser la reina. No hice la fotografía, pero es una de las mejores fotografías que nunca haré. 2) [Cerca del Faro de Bucerías.] Dos niños sobre un burro, llevando cada uno un gallo de pelea, el sol resplandecía en sus plumajes oscuros, giraron a la derecha y nosotros a la izquierda. Tampoco hice la fotografía, no sé si el calor, el hambre, el cansancio, la sed de después de todo el mediodía sin agua bajo el bochorno de Michoacán son excusa suficiente para no sacar la cámara de su bolsa, detener el carro y apretar el botón aunque fuese en automático. Creo que no y pido disculpas. Maruta estaba completamente sola, la única persona que vimos en los alrededores era un hombre que no se levantó de la hamaca para vendernos refrescos, dicen que en semana santa la playa se llena de jóvenes de todos los tipos y tamaños, que hacen música en la playa y beben y fuman. También he leído que a principios de este mes el gobierno mexicano despenalizó la tenencia de droga. Se pueden cargar cinco gramos de marihuana, y la ley respeta los derechos legítimos de determinados pueblos y culturas al uso de ciertas plantas mágicas como el peyote. Cuando después del calor llegamos al faro, comimos unos pescados muy salados que llaman cocineros y camarones empanados, y tiramos las tirillas y los callos de almeja que sobraron del día anterior porque la nevera se había quedado sin hielo. Por la noche fotografié la luna llena. Y de madrugada me desperté con el perfil de un perro a través de la tela de mi tienda de campaña, que sobresalta menos que ciertos sueños que se sueñan sólo allí. Por la mañana nos iniciamos en el yoga cundalini. La botana es un entremés, un apettizer, unas tapas. Que se toma antes de la  comida (con chelas, cervezas, eso sí) o se toma como plato único. Hay en Guadalajara centros botaneros interesantes, donde con la bebida te ponen normalmente birria, tortas ahogadas, caldo de camarón, tostadas de ceviche, flautas, arrachera, carnita, caldo de médula... Prometo hacer una lista de nombres y lugares. Hay algo en esta entrada que no entiendo, y no se debe a que esté bajo la influencia de ninguna sustancia (recuérdese que la quemaron toda), ¿qué tiene que ver Dios, la fotografía, las mujeres embarazadas, la comida y la marihuana? No lo sé, todavía hay  muchas cosas que no entiendo, pero si vas de Guadalajara a Michoacán puedes parar a comer en una cantina en Colima, donde además de los camarones al mojo de ajo, te ponen guachinango de botana.

{
}
{
}

Deja tu comentario B de botana. Crónica segunda

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre